Flash

Hoy, en uno de esos flashes que cada tanto me embargan (y, cómo dijo Duchaussois, sólo aquél que los haya experimentado podrá comprenderlos) siento que puedo escribir, mucho, bien, y por siempre, y que el futuro me depara horas de metódico trabajo y libros editados y un nombre en Quiensabedónde, y así como Neruda podía escribir los versos más tristes esa noche, puedo yo hoy escribir todo lo que quiera. Soy grande y poderoso, y no reparo en errores ni ausencias ni redundancias ni estilos ni formas ni contenidos; tengo la pluma y el papel rendidos a mis pies, y soy altivo y arrogante, y todos mis delirios de grandeza no son más que horas por llegar. Preparaos.



2 opiniones:

maldita | enero 13, 2006 4:07 p.m.

conozco esa sensación, pero a la vez es como que me es ajena.

y eso

igual, mirá todo lo que escribiste en un hoy. por lo visto a vos el flash te funciona más que a mí.

maldita | enero 13, 2006 4:08 p.m.

(pd, como dato, nomás... me párece que los versos más tristes esa noche es de neruda)