Desencanto

Apretás los dientes,
Los puños y el alma.
Cerrás los ojos, la boca,
El corazón.

La piel de gallina,
La sangre que hierve,
La cara que suda,
La espalda se tensa,
Las piernas que tiemblan,
El pecho que estalla.

La bronca te aturde,
Te seca los labios,
Te ahorca con ganas,
Te nubla la mente.

Bajás la cabeza,
Perdido y vencido,
Te invade un hedor
Ácido y vacío.

Ves en el profundo,
Tonel de miseria,
Ramos de sonrisas,
Y palabras muertas.
Y sentís entonces
Asco de vos mismo.



2 opiniones:

maldita | diciembre 09, 2005 8:26 p.m.

Estoy muy impresionada. No sólo es hermoso, si no que además es un estilo fuera de tu habitualidad.

No sé que más decir. se me cortó el aliento y se me acabaron las palabras.

Juan Solo | diciembre 12, 2005 9:25 a.m.

Zarpado.
El final, encima, ese final... es excelente. Y el paseo fuera de tu infierno es, tiene que ser, saludable. Hay vigor en ese cambio de esquema, hay fortuna en el amague.
Bien, bien, bien, bien.