De las biromes

¿Alguien tuvo alguna vez una birome de principio a fin?

Y no me refiero a las recargables, o a esa favorita que tenés siempre ahí, o a esa que te regaló un amor; no, me refiero a la birome, a la común, a la genérica, a la clásica, típica, porteña, esa con o sin propaganda, pero birome. Nada de eufemismos ni confusiones: birome.

Porque hay algo con las biromes, es casi místico. Si mirás ahora en tu cartuchera o el bolsillo de la mochila, o en el escritorio o junto a un cuaderno, cerca del teléfono, probablemente encuentres una birome. Y probablemente no la hayas comprado. O te la regalaron, o la encontraste, o la tomaste prestada, o te olvidaste de devolverla, o lo que es mucho más común, simplemente estaba ahí, y no sabés de dónde vino. Pero seguro que no la compraste.

Si pensás en lo que duran, son baratas, pero sin embargo, cuando las vas a comprar -porque esto muy de vez en cuando debe suceder- te sorprendés al descubrir el precio. Pero después pensás que por lo que duran, son baratas. Pero nunca llegás a terminarlas.

Porque las biromes son así: aparecen de cualquier lado, y desaparecen antes de que puedas terminarlas. A estas alturas me parece casi una falta de respeto y consideración hacia la birome ir a comprarla. La birome aparece, y listo; y cuando menos te lo esperes ¡zas! No está por ningún lado.

Ha habido casos, esto es cierto y debo mencionarlo, en que he visto gentes -a mi nunca me ha pasado- teniendo que interrumpir el escrito porque la birome, de golpe y finalmente, se quedó sin tinta. Yo en lo personal creo que se trata de biromes de muy baja autoestima o conciencia social, o algo así. Se dejaron morir, se rindieron, se entregaron.

Si hubiera un código de las biromes (y seguro que lo hay) uno de los puntos debería decir que la birome no se acaba nunca en la mano del escriba; y mucho menos, entre palabras!

20 opiniones:

Puercoespín | septiembre 21, 2009 10:35 p.m.

Antes de decirle "excelente" le cuento que mientras leía su nuevo post trataba de gastar sin éxito la tinta de mi última birome.

Ahora si: ¡Excelente!

Subjuntivo | septiembre 21, 2009 10:54 p.m.

Esa era entonces una birome de ley, viejo!

Gracias.

gerund | septiembre 21, 2009 11:00 p.m.

ah, estimado, me temo que vengo a darle otra mirada a su idea (o a quedar como idota): me gustan las biromes. especialmente las bic, ya sean las azules o las transparentes (que también son azules, pero qu ese hacen pasar por chetas). Las compro, a conciencia, y las uso hasta que se acaban, y, créame, -lamentablemente- se acaban.

Era de otras yo. Arranqué con las pilot (que las conservo para el dibujo), y después las bic cristal (unas hermosas que escriben como si tuvieran tinta de lapicera, pero que dejé de lado porque una de cada dos viene fallada). Y en el medio estuvieron las bieromes de un ciertio banco -que usaba hasta el hartazgo porque me eran particularmente buenas para estudiar- y después aparecieron las bics de colores para los cuadros y resúmenes, y de su mano, las bics azules.

gerund | septiembre 21, 2009 11:00 p.m.

Por algún motivo -supongo que algunos psis vendrán con la teoría de que soy una visual learner- para mí es importante que lo que use para hacer mis resúmenes tenga algo que me resulte atractivo. No sé si es el color o el trazo, o la manera en la que siento la birome cuando la aprieto, o cómo se ve mi letra. Como fuere, las bics lograron imponerse este año. Y créame, ya he gastado unas cuantas, he comprado otras tantas, y siempre las vuelvo a elegir. Y doy fe de que no son eternas, siempre y cuando uno les demuestre constancia.

Y perdone si me extendí demasiado (y si, acaso, arruiiné el punto de su post), pero es que usted me habla de biromes y a mí me agarra una emoción que... qué le vas a hacer, hermano?

gerund | septiembre 21, 2009 11:01 p.m.

(ah, igual, hermoso su post, eh?)

Subjuntivo | septiembre 21, 2009 11:38 p.m.

No, por favor, dele nomás...

Pero, ahora ¿dice Ud que compra biromes y las usa hasta que se acaban..?
Extrañísimo...


De todos modos, tome en cuenta que yo me refería las biromes; no a las pseudobiromes de cualquier tinta y color, que esto y aquello. No, me refería a las biromes, en general Bic, es cierto, pero las hay de otras marcas (en general burdas copias, o cimplemente, feas e inútiles) que nos sacan del apuro, que están ahí, que pasan desapercibidas, que son todas iguales (aunque alguno va a decir que "eh, no, yo distingo la azul de la transparente con punta de acero!). ¿No vio ud que dije que no me refería a las "especiales"? Las suyas de colores son especiales: son las de los diagramas, las flechitas, el subrayado, el latín; no, esas no cuentan! A esas, sin dudas, se las atesora, porque no anda uno encontrando biromes de colores y esas cosas por cada rincón de la casa o la cartera. No mi viejo, perdóneme, pero por muy lindo que sea su texto, no aplica.
Se lo acepto, esto por supuesto, como un bello aporte al asunto, pero estamos hablando de cosas distintas, ¿comprende?

Porque si no comprende... bueno, no sé, loco, nos vamos a las manos, eh?!


Ah, gracias.

gerund | septiembre 22, 2009 12:02 a.m.

No me leyó bien, querido: las bic especiales me llevaron a las bic comunes, una azul (la más común que hay) y otra transparente (que tiene como única diferencia con la anterior que su plástico es transparente...).

Por lo visto me extendí tanto que no se me entendió del todo...

Subjuntivo | septiembre 22, 2009 12:28 a.m.

Ah, perdóneme entonces.

Josi | septiembre 22, 2009 2:06 a.m.

hagale una segunda parte a la sección menos romántica de la cosa.
Las biromes que explotan (¿será parte del código?) o las biromes a las que hay que darles aliento para que anden (y no me refiero a cantarles "birooooome birooooome", usted me entiende).
También a las biromes masticables y las que no (esas que si uno las mastica mientras resuelve un problema, tiene que escupir porque la pintura es tóxica).
Y qué pasa con las que pierden su tapita y uno tiene que tirarlas porque tiene terror de que se conviertan en un calamar que todo lo mancha.
ah?

PD: qué es este blog????

Tulsi | septiembre 22, 2009 9:09 a.m.

Había una vieja publicidad de las biromes "2km" donde desplegaban un papel de 2km y iban escribiendo una raya por tooodos esos metros, y finalmente se acababa

seguro era un ardil publicitario!

Fodor Lobson | septiembre 22, 2009 9:29 a.m.

precisamente el domingo compré un pack de 3 bic azules en el super. Voy a marcarlas y a seguirles el rastro a ver si llego a terminarlas o efectivamente desaparecen antes de que eso suceda. En unos meses le cuento el desenlace, usted espéreme acá.

Subjuntivo | septiembre 22, 2009 11:09 a.m.

Josi, usté enconado con las biromes, así no se puede..!
A las que explotan, habría que entenderlas, algo les habrá pasado (incluso alguien podría pensar que hay responsabilidad del escriba en el asunto).
A las que hay que darles aliento, bueno, vamos, que a usté no le gusta un mimo de vez en cuando? (no, no de los balncos que no hablan, de los otros)
En el tema del mastique ya no voy a ahondar, porque lo que usté decida llevarse a la boca, y esas cosas, no son de mi incumbencia.
En cuanto a la tapita, creo que queda más que claro que es mera negligencia del portador.
Le repito: si se enconó con las biromes, bueno, pero no me venga con esos argumentos flacos!

PD: este blog es otra de mis cualquiercosa; dese una vuelta con tiempo, capaz algo le gusta y se lo lleva.

Tulsi, claramente! ¿A quién se le puede ocurrir que una birome dure sólo 2km?


Fod, tal vez ud puede ayudar: si hace unas 6700 líneas en una hoja (o más hojas, esto no es importante) tamaño oficio, estaríamos más o menos en los dos kilómetros. Ahí usted nos confirma si la birome no desapareció antes, y en tal caso, si llegó a hacer las 6700 líneas, ¿le parece?

¡Mondoke! | septiembre 22, 2009 9:59 p.m.

Yo terminé un par de biromes. Por mi letra chica debo usar las bic trazo fino, así que le cuento: Las más "fieles" por así decirlo son las bic azules, porque se van gastando de a poco y dan tiempo para comprar o encontrar alguna otra. Las de trazo fino se acaban de una y sin previo aviso, dejándolo a uno solo y triste y abandonado a la merced de lo que haya tenido que escribir.
Pero debo reconocer que hoy encontré en mi mochila una birome que no tengo la más mínima idea de dónde salió, que por cierto me vino re bien porque perdí la que me había comprado hace no más de un par de días.
Digamos que la realidad tiene una parte como dice usted y una parte de terminar y comprar.

Subjuntivo | septiembre 22, 2009 11:44 p.m.

Y esas que terminaste, ¿habías comprado? ¿Estás seguro? Porque viste que como son todas iguales, capaz...
La que encontraste en la mochila es de ley, quedate tranquilo. La que perdiste, también.

Nick Floyd | septiembre 25, 2009 3:16 p.m.

Me ha pasado miles de veces que una birome se rinda en medio de la escritura, y es horrible...

Por otro lado, hubo muy pocas ocasiones en que tuve que 'salir a comprar una birome'. Mi casa debe ser un generador automático de biromes o algo así, es inexplicable. Siempre que una birome se termina o se pierde (lo segundo es más frecuente), sólo hace falta buscar un rato y encontrás otra seguro.

Esas son biromes de ley, damn it!

=)

Cassandra Cross | septiembre 26, 2009 10:56 a.m.

Coincido con Gerund, qué bello post! Todo lo que le puedo decir es que de terminarme las biromes sé bastante porque he sido grafópata compulsiva incluso antes de entrar a la universidad. Y pobre: eso siempre hizo que cuidara mucho el material de trabajo, fuera papel o tinta.
Mi preferida al día de hoy es la lapicera Tango, que corre lindísimo y tiene tinta "tipo" gel, aunque no se gasta tan rápido. Si bien ahora uso mucha tinta negra, me pueden las biromes de tinta azul. Siempre que puedo me compro una, de puro nostálgica... claro que ya no las acabo como antes.

Subjuntivo | septiembre 26, 2009 11:56 a.m.

mmmmhh... tinta tipo gel...
La birome trae tinta. La de verdad, trae tinta. Eso del gel...


Gracias.

Subjuntivo | septiembre 26, 2009 12:09 p.m.

Ah, y una cosa más para todos: Los ochentas (y principios de los noventas) hubieran sido muy tristes (y/o caros) para todos, de no haber sido por las biromes, particularmente, las Bioc.

http://www.adaspirant.com/admin/images/anuncis/200810030004214023RAMREBbiclapiz.jpg

S.

Un Poco Rara | noviembre 18, 2009 1:08 a.m.

Llegué desde otro blog y es el primer post que leo. Muy divertido el autor y también algunos de los comentaristas!! Voy a pasar seguido por acá.

PD: medio jodido para leer nomás, con esa letrita tan clarita y ese fondo. Te sumo a mi petitorio (http://unpocorara.blogspot.com/2009/10/cartita-la-blogosfera.html)

Subjuntivo | noviembre 19, 2009 9:39 a.m.

Bueno, gracias!

Sí, un poco molesto; pero podés suscribirte, y ahí te llega en fondo blanco :P