Una disgreción

Le estoy pegando duro a las teclas. Este es el segundo texto, yo en realidad estaba escribiendo otro, pero me me impresionó el ruido de las teclas. Y la cantidad de errores de tipeo que alguien bien entrenado como yo puedo cometer en tan pocas palabras por el simple hecho de estar borracho. Nunca me importó tanto el acolhl ni las palabras ni el tipeo, y ahora mismo estoypensadndo que no voty a corregir los errores, para que me crean cuando digo que estoy cometiendo muchos errpores. Y decía que unncac me interesó tanto tipear, ni rtampoco el alcpohol, ni muchas otras cosas. Pero elruidoque están haciendo estas teclas, o la mesa que hay debao de ellas, de golpe me impresiona. Me siento todopoderoso, un Bukoswski en potencia. Y me pregunto como hacía Chinaski para escribir con tanto acohol encima. Y me pregunto tambén si Caro Chinaski sabrá que se llama como Bukoswski. Me gusta pensar que no, es más poético. No puedo levantar la vista, porque si ,o hiciera vería el monitor, y sus letras con palabras inezistentes, y sentiría vueguenza de mis errores. Como lo siento todo el timpo, pero ahora no importa, tengo una buena excusa, estoy borracho, ty por el momento eso me sirve. Tantos estuvieron borrachos e hicieron tantas cosas buenas, que por un momento siento que estar borracho es lo más grandioso del mundo, cuando me dé cuenta de que no lo es, y en su lugar es patético, será ya muy tarde, espero. Ty sin embargo no puedo dejar de poner los acentos. Hay tantos que con motivos mucho más endebles dejan los acentos morir en la ignoarancia, y yo sin embago no puedo, y aunque no puedpo coordinar mis palabras, o las letras o los dedos, para el caso es igual, no dejo de poner los acentos. Las tildes, diría alguna profesora chapada a la antigua y muy estruicutrada. Y no es que yono sepa la diferencia, pero por momentos todo e chupa un huevo. Estoy sencillamente poseído por el ruido de las telclas, y la mesa, y me duele el brazo izquierdo, no sé por qué, tal vez por pegarle muy duro a las teclas, tal vez sea el anuncio de un infarto, no sé. Supongo que por la flata de costumbre. Me hipnotiza el ruido, esa cosa rítimica que tiene. Si ustedes pudieran escucharlo estoy seguro que podrían entenderlo. Pero no pueden. Y este teclado es particularmente ruidoso, pero no como aquelos que tenían resortes, sino más bien como uno que no es de la mejor calidad, pero igual hace ruio, y el ruido es como el comprobante de pago de las palabras que un borracho, sin sentido,, puede hilvanar, y si algún día llegan a leer esto, porque no puedo asegurarles que quiera compartilo, se vana a reir de mi. Y seguro que está bien. Muchas veces me reí yo de muchas personas. Y qué afortunado que soy de haber nacido en época de computadoras, porque si estuviera tipenado a máquina… bueno en rtelidad sería lo mismo, porque no estoy corrigiendo los errores, pero ahora mismo pueden perderse en sus pensamientos y pensar en la cantidad de teztos que leyeron y quye, seguramente, tuvieron miles de errores, de tipeo y de otro tipo, y sin enbargo ustedes nunca los vieron. O sea que de alguna manera les estoy haciendo casi un favor, casi brindando un servicio, haciendo de monigote y mostrando quello que un ser humano en sus cabales no mostraría. Yo se los juestro. Y créanme que muchos de los texts que leyeron y disfrutaron fueron escritos por borrachos que podían mucho menos que yo ahra. Poero los corrigieron. Quienes me conocen, y no quiero entrar ahora en este pantano, saben que no corrijo,. Aunque es cierto que detesto los errores de ortografía y tipero. Pero saben que no corrijo. Bueno, pues ahora me fui a la re mierda, me zarpé de rebelde, y no corrijo nada, y výanase todos al coño, que si quieren leerlo lo leen así, y si no se joden.
Pero todo esto había empezado (pongo un punto y parte para tratar de volver a algo, porque siempre hay que poner un punto final antes de volver) cvon el tema del ruidoi. Ese ruido que aquellos que, por romanticismo o poética o simplemente por idiotas que son alguna vez han probado con un Remington o similar, saben que es hipnótico y le da a las palabras una fuerza que tal vez no conserven, pero que en el momento mismo de ser impresas las hace sublimes. Es el placer más grande, y tal vez el por castigo, ver cómo las ideas se vuelven palabras, y estas simples manchas de tinta en una pobre hoja que vez tras vez aguanta los absurdos embates de un palito de metal sucio de tinta en la punta. Escribir es así, y los que esceriben lo saben. Y los que no escriben, hacen bgien,. Se evitan problemas. O no, pero por lo menos tienen el decoro de no compartirlos con otros. Y los que leen… bueno, esos son los peores. Esos somos los peores. Leemos como buscavidas, com aquel buscavidas de Breccia, en busca de algo que llene el vacío que nosotros mismos dejamos. Y entonces leemos. Y llenamos el vacío? No. Pero al menos lo mantenemos ocupado. Y los que escriben también conocen el va´cio, y lo quieren mover de lugar, y se lo enfrentan por dentro, y después en la hoja de papel en blanco. Pero después lo escriben, y ese vació se mueve, y le va a parar a oro, alque llee, y sin embargo al que escribe no le queda nada. Qué vida de mierda la del artista. Para empzar, debe tolerar ser llamado artista. Y después de eso… bueno, todo el resto. Artista… qué palabra de mierda… y puedo jurar que entre palabnra y palabra no hay más de tres segundos. Y pienso en la cantidad de cosas que pueden hacerse en tre segudnos, y me pongo inquiieto, y entonces mejor dale que dale, pegándoles a estars teclas. Qué mierda que es la computadora, después de odo. Se cargó toda la poética de la máquina de escribir, y nos trajo el cut&paiste. Maldito Hill Gates de mierda… yo quería escribir en la época de los randes, no tener un blog como tiene cualquiera… qué invneto de mierda el blog, yla puta globalización… no hace más que juntar a la gente, y ya se sabe que la gente, cuanto ás cerxca, peer. Levanto la vista y vi que puse pero, pero quise poner peor, yt qué gran diferencia, ahora veo, hace el orden de los factores a veces. Y vayabse a la mierda con eso de que el orden de los factores no altera el producto. Sí que lo altera, siempre. Os quieren enseñar a achatar todo, a que todo sea lo mismo, y no es, carajo, no es. Así que si me preguntan a mí, pues el orden de cualquier cosa siempre la altera. Se altera todo todo el tiempo, y no hay nada que hacer. Podría hacer un curso de taquigrafía, eso podría hacer. Curso de taquigrafía para borrachos, eso debería hacer. Eso debería enseñar. Si llegaron hasta acá leyendo, váyanse a la mierda, están hechos mierda, no tienen nada mejor que hacer. Ya, dejen de eleer… es increíble la capacidad de perseverancia que tiene alguna gente… no jodan, vayan a aleer el Clarín, o las historietas de Liniers, hoy no los quiero acá… tal vez nunca suba esto, debe ser lo mejor… qué va a pensar la gente de mí… pues lo que siempre piensan, qué más? Está bien, tienen ustedes razón, yo ya me cansé de pelear y discurtir y pensar y tener opinió. Ahora no tengo nada, les concedo todo, es todo suyo de ustedes, yo sólo quiero dormir. Y mirar el mundo desde afuera, por una ventana, transparene a todo lo que pasa. Y lo que pasa es que sigo escribiendo como si no pudiera parar. Y sin embargo, puedo.
Miren.





Pude, vieron? Fueron tres segundos, pero tres segundos de goloria, en los cuáles ustedes no me importaron. Sí me imporataron, para qué miento. Y encima me duelen los brazos. Tanto ruido me agotó. Envidio a los abteristas, de golpe. Tal vez porque súper quise tocar la batería, tal vez porque siempre quise algo que no tuvre. Ya no puedo seguir escribiendo, pero en lugar de cortar esto abrupatamente, les escribo estas palabras para que se preparen para el final. Un final inesperado es lo más cruel del mundo, y yo ya no quiero jugar a ser cruel. Como si alguna vez hubiera estado jugando…

4 opiniones:

puercoespin | diciembre 27, 2006 5:59 p.m.

¡Viva borracho Subjuntivo! Me gustó mucho lo que escribió. Me lo leí de punta a punta, tratando de llevar el mismo ritmo que marcó cada golpeteo en las teclas de su máquina mientras Ud. lo escribía.
¡Un brindis por Ud. y por este texto que publicó! ¡Salud!

Romau | diciembre 28, 2006 3:58 p.m.

Bueno, quiero que un texto como este se repita después de una noche que nos juntemos a tomar algo ;)

Salute!!!

Subjuntivo | diciembre 29, 2006 12:17 p.m.

Pues muchas gracias a ambos!
No le tenía nada de fe a esto, simplemente lo subí porque estaba corto en la producción.

Se agradece.
S.


PS: Gerund, el tiempo se acaba, si no postea eso que me mostró, lo haré yo por usted con las aclaraciones pertinentes.

Carochinaski | junio 09, 2008 9:49 p.m.

Sí, lo sé, siento que sea menos poético pero ni siquiera es mi apellido verdadero, y fue tomado de Charles, uno de mis escritores favoritos.
Abrazo
c