El Poder.

Era yo sólo un niño, no creo que pasara de los seis años.

Me levantaba entonces bien temprano, al alba digamos, para acompañar a mi padre al trabajo (aquél puesto de diarios viejo y desvencijado que hoy no lo es tanto, que antes era tan mío, y hoy no lo es tanto, y que aún hoy lo ve llegar a diario con el pucho en la boca).

Armábamos entonces los diarios,

Y mientras él, con el paso apurado y un manojo de diarios y llaves, hacía el reparto, yo mantenía a raya a los amigos de lo ajeno, aprendía a cobrar y dar vuelto, y soportaba el frío o el calor con un estoicismo que sólo ofrecen el saber del deber cumplido y la felicidad de hacer lo que se quiere.

Después de esto venía, ineludible, el desayuno: café con leche y tres de manteca. Sólo después de esto, horas enteras de lectura, con la ñata contra el pelpa.

Pero, y helo aquí el gran suceso, en ciertas ocasiones, y por algún motivo que no recuerdo, íbamos juntos a dejar algún diario o revista, o a cobrar, al edificio que estaba (y sigue estando) detrás del puesto.

Entonces, el rito era siempre igual: entrar, y llamar el ascensor. Habría la puerta y me invitaba a entrar.

—Decile a qué piso vamos —me animaba.

—Quinto! —exclamaba yo, con el tono de aquél que quiere sonar seguro y convincente aún cuando la duda y la incertidumbre lo embargan hasta lo más íntimo. Estas mutaban en asombro y regocijo cuando, tras los dos segundos que la máquina necesitaba para procesar mi orden, el ascensor salía disparado hacia el quinto piso.


A esta altura, después de más de veinte años, he aprendido lo que es un ascensor automático, pero he pagado el conocimiento con mi poder de asombro, y muchas cosas, entretanto, han perdido la magia.

Hoy, en un esfuerzo por tratar de recuperarla, pienso que tal vez
Lo importante no sea poder,
Sino creer que podemos.



2 opiniones:

Héctor Ojeda | enero 13, 2006 4:39 p.m.

Bonito, esa nostalgia que nos humaniza y nos da valores toda la vida. Felicidades y mucha suerte en tu vida. Desde Chile.

maldita | enero 17, 2006 3:25 p.m.

se agradecen, los posts y la confianza. (y algo más le dej{e en mi blog...)

le beso